INICIO               HISTORIA               PROGRAMA               CARTEL               PLANO               GALERÍA               PRENSA              FACEBOOK

CAVCA VACCEA:                                                                                                                   CAVCA ROMANA:

TEODOSIO I  "EL GRANDE"

Y es ahora, en el año 347 d. C., cuando se producirá el hecho más importante de cuantos la historia relata sobre Cauca. El nacimiento en ella, según Zósimo e Hidacio, del último de los grandes emperadores romanos, Teodosio I, el Grande. “Sabio y justo” menciona la placa que luce sobre el arco de la villa, en plena puerta de la muralla medieval de Coca. Fue, más que aquello mencionado, un gobernante de su tiempo. Con mayor o menor acierto, tomó una serie de medidas necesarias para la pervivencia del Imperio. A su muerte nada volvió a ser lo mismo. Por ello, el profesor Gonzalo Bravo denomina a nuestro paisano “el último emperador romano y el primer emperador cristiano”.



Según el escritor de origen Gallego Hidacio, Teodosio I, nació en Cauca, provincia Gallaecia. Esta ubicación de la provincia ha dado lugar a variadas interpretaciones. Algunas de ellas extremadamente pintorescas. Nada nos muestra por sí solo y de forma irrefutable que Teodosio nació en Cauca. Pero, al mismo tiempo, ninguna prueba parece demostrar de forma contundente lo contrario. Una lectura del libro de Gonzalo Bravo, “Teodosio”, ayudará al lector a comprender la dimensión de la cuestión y cómo en el momento actual, la mayor parte de la historiografía se decanta por considerar nuestra actual villa como el lugar de nacimiento de tan ilustre gobernante.

Seduce la idea de imaginar a Teodosio naciendo en una fría mañana de invierno, rodeado de niebla y en las proximidades del río Eresma. Ilustra bien el carácter que desprendió después en esa resistencia estoica al clima de la meseta. Pero es algo que solo tiene confirmación en nuestra mente. Si que sabemos que fue hijo de un importante militar, de origen hispano romano. Era una familia de tradición cristiana y habían ocupado ya sus predecesores puestos de relevancia en el ejército. Flavio Teodosio el Viejo, su padre, había combatido en lugares como África, donde terminó con una rebelión del general Firmo, también romano. Sin embargo, Flavio Teodosio finalizó sus días víctima de una conspiración palaciega que aún nos resulta poco clara. Fue condenado y ejecutado en el año 376 por orden del emperador Graciano.
Tras ello, Teodosio, que había inicado su carrera militar en Mesia, optó por retirarse a sus posesiones en Hispania. En el caso de que fuese Cauca el lugar de retiro –lo cual nos resultaría lógico- aquí debió de tener a su primer hijo, el luego emperador de Oriente, Arcadio, puesto que nació en el 377.

Muy pronto sería Teodosio llamado por Graciano para proclamarle Augusto en Sirmio. Se ocuparía del gobierno de Oriente, con las diócesis ilíricas de Dacia y Macedonia. Son tiempos de muchos hombres implicados en el gobierno del Imperio. Otro de ellos sería Valentiniano I, quien murió en el año 375. A partir de este momento se producirá una repartición del Imperio, ahora en tres: a Teodosio se le designará como gobernante de las provincias orientales hasta Macedonia. Esto le permitirá elegir como capital a la ciudad de Constantinopla, con la que tendrá una relación gubernativa de mucho calado. Se casará con Gala, en el año 387. Será su segundo matrimonio, respondiendo ahora a criterios políticos, puesto que era hermana de Valentiniano II. Su primera mujer había sido Elia Flacila.

En este periodo Teodosio vencerá al godo Atanarico, a quien entre los años 380 y 382 hará retroceder y firmar la paz. Parecía que con ella llegaba una calma relativa al Imperio. Sin embargo, en la zona Occidental, Graciano moría en Lyon víctima del ejército, sublevado y reconocido en la persona de Máximo. Éste pidió a los otros dos emperadores ser reconocido como emperador, lo que en un primer momento parece que fue posible. Sin embargo, cometió la torpeza de intentar reproducir los acontecimientos en Italia, esta vez contra Valentiniano II, quien pidió auxilio a Teodosio. Entonces, tras dejar a su hijo Arcadio como Augusto en Constantinopla, venció en Petovio a Máximo, a quien condenó a muerte. Se producía así un retorno al gobierno de dos emperadores, si bien, era Teodosio quien lo ejercía de forma efectiva.

Ejercerá el mando absoluto durante siete años. En ellos, sin moverse de Constantinopla –a la que así convirtió en la auténtica capital-. Se rodeó de ayudantes de procedencia occidental, especialmente de hispanos. En Oriente no dudó en acercarse a las élites intelectuales, eligiendo al pagano Temistio como preceptor de Arcadio –dato que nos puede resultar sorprendente dado el carácter cristiano del caucense-.


Teodosio es recordado como el gobernador que pretendió basar la unidad del Imperio en la instauración de un solo culto religioso. Se llega así al Imperio Romano Cristiano. Mostró interés en eliminar los focos de resistencia cultural pagana, algo que resultaba tremendamente complicado. En relación con el ascenso del cristianismo, fue el primer emperador en no recibir el título de Pontífice Máximo, puesto que se trataba de un cargo religioso pagano. Entre sus actuaciones más criticadas figuran el cierre de las escuelas filosóficas de Atenas, tanto la Academia como el Liceo. La clausura del Oráculo de Delfos. La prohibición de celebrar Olimpiadas –que ya no retornarán hasta el año 1886, con el barón Pierre de Coubertin. Como culmen de esta política, en el 28 de febrero del 380 firmará el Edicto de Tesalónica, en el que se establecía oficialmente la ortodoxia exclusiva del Credo niceno, único considerado católico.

El otro gran aspecto político que hizo de Teodosio una gran figura histórica fue el planteamiento de soluciones al problema de los pueblos godos. Estos pueblos, durante el siglo IV amenazaron Roma de forma continuada, obligando a reformas de las fronteras y del ejército continuadas, así como al establecimiento de parte de ellos dentro del territorio como “federados”. El problema se agudizó en estos años, llegando a amenazar la propia Constantinopla, donde fracasaron. Entonces Teodosio emprendió la empresa de rechazar a estos pueblos en la línea del Danubio. El resultado final fue un pacto, conocido como “Foedus”, firmado el 3 de octubre del 382. Por él, se decidía el asentamiento de forma permanente de los godos en tierras del Ilírico y de los Balcanes. Todavía en el año 391 se sublevarán una vez más, al mando de Alarico, pero serán vencidos por Estilicón, general al servicio de Roma y de origen bárbaro.


  
Imagen izquierda: San Ambrosio y el emperador Teodosio, de Anton van Dyck. 
Imagen del centro: Las divisiones administrativas del Imperio romano en 395, bajo Teodosio I. 
Imagen derecha: Partición del Imperio a su muerte en 395. En rojo la pars occidentalis, en violeta la pars orientalis. A lo largo de las fronteras del Imperio, las líneas negras corresponden a los limes. (Fuente de las imágenes: Wikipedia)


Moría Teodosio el día 17 de enero del año 395 en Milán. Dejó repartido el gobierno del Imperio entre sus dos hijos varones, Arcadio y Honorio, ambos controlados por el ya citado Estilicón.

Con la muerte de Teodosio no finaliza el poder de su familia dentro del Imperio. Por el contrario, serán varios los descendientes del caucense que se sucederán en el gobierno, en ambas partes del imperio. También participarán en el matrimonio gobernante del pueblo godo. Esto es, Gala Placidia, la hija de Teodosio y de su segunda esposa, se convertirá en una mujer de gran ascendencia para los godos. Moverá con gran soltura los hilos de la más alta política, convirtiéndose en la más poderosa de los descendientes de Teodosio, aunque ella no heredó de su padre la corona imperial.

Víctor Manuel Cabañero Martín. Miembro de la Asociación para la Investigación y el Desarrollo cultural HISTARCO, Historia y Arte de Coca.



ENLACE  RECOMENDADO: Visita virtual a la Domus Romana de Coca, cortesía de Prospectvs Visvs

Restos de una residencia que debía pertenecer a un notable de la ciudad, se puede contemplar parte del patio, varias estancias y tres ábsides. El conjunto está adornado con una serie pinturas que representan motivos geométricos y constructivos.
En Se conservan también los tambores de varias columnas y el fuste de una de ellas, todo ello en piedra caliza, así como grandes bloques de piedra que servirían de base a las columnas. En torno al atrio se pueden observar diferentes elementos constructivos en piedra caliza.


El tour virtual es un paso adelante, incluye un plano del lugar que se está visionando lo que permite movernos por diferentes panorámicas de forma cómoda y rápida con lo que se aumenta la sensación de inmersión en el entorno.


-  Webmaster: David Rubio  -